Primer empleo de intérprete/traductor jurado

El número de traductores e intérpretes jurados en España se incrementa cada año, debido a la posibilidad ofrecida por las universidades de conseguir el título de intérprete jurado tras estudiar unos créditos extra, unido con la posibilidad, también anual, de obtener tal título a través de los exámenes convocados por el Ministerio de Asuntos Exteriores de España.
El primer paso ya está completado, y ahora viene el momento de la verdad: conseguir un empleo que nos de la experiencia necesaria para avanzar en nuestros objetivos.
Sin embargo, y como ocurre en cualquier otra profesión, nos encontramos con la terrible y temible competencia que, básicamente, no nos permite destacar como profesionales a no ser que ofrezcamos “el oro y el moro”, es decir, un trabajo muy profesional a precios muy económicos. Por otra parte, incluso si fuera el caso, lo único que conseguiríamos es experiencia, pero no el salario suficiente para vivir dignamente. Pero no debemos olvidar que nuestros empleadores nos formarán y pondrán su confianza en nosotros, por lo que también deberíamos estar agradecidos por ello, sin únicamente tener en cuenta lo que nos pagan. Lo importante es que nuestros clientes, ya sean particulares, agencias u organismos, dejen el trabajo en nuestras manos porque somos “gente de fiar y profesionales con lo que hacemos”.

¿Dónde está el término medio para alcanzar la felicidad profesional en todos sus aspectos?

Cada cual, traductor o no traductor decide por sí mismo. El primer empleo es siempre duro, sobre todo hoy en día con la gran crisis que afecta a todos los sectores profesionales. Un buen CV, disponibilidad, amabilidad y profesionalidad son las claves para conseguir el primer trabajo y la experiencia necesaria para, más tarde, desarrollar nuestros planes profesionales.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.