Sáquele partido a los servicios de traducción

Es evidente que con el marketing global se ha creado una demanda de servicios de traducción. Existen muchos idiomas utilizados en diferentes mercados y cada uno de ellos tiene su propia construcción gramatical y ortografía. La tarea de traducción requiere una cuidadosa selección del traductor y de los servicios de revisión. Probablemente no cuente con suficiente experiencia para evaluar la calidad de un documento traducido, pero puede colaborar a que así sea asegurándose de que el proveedor del servicio de traducción que elija se trata de un profesional dispuesto a satisfacer sus necesidades.

Antes de entregar sus documentos, cerciórese de que han sido revisados con antelación, que no contienen errores ortográficos ni gramaticales y que pueden entregarse para su traducción al idioma de destino. Los documentos deberían revisarse dos y tres veces por diferentes personas para aseverarse de que se encuentran libres de errores. Evite las frases demasiado largas. No utilice abreviaciones que no sean absolutamente necesarias. Y, antes de entregar sus documentos al proveedor del servicio, quédese con una copia de los mismos.

Al elegir un servicio de traducción, no preste atención únicamente a los precios; recuerde que el coste más bajo no tiene por qué ser el más conveniente, pues a la larga, podría acabar costándole más de lo cree.

Seleccione un proveedor del servicio que cuente con varios años de experiencia en la traducción al idioma de destino que usted elija para su proyecto. El traductor encargado debería traducir a su propia lengua materna para asegurar la familiaridad con la cultura de ese idioma, con sus expresiones idiomáticas, etc. que pudiera encontrarse en el documento. También debería entender el idioma de origen perfectamente. Sería muy apropiado que el proveedor del servicio de traducción se encargase de sus documentos de principio a fin, incluyendo su traducción, edición, pruebas de lectura y la autoedición, si así lo necesitase.

Incluso en el caso de proporcionarle al traductor toda la información sin errores no le garantizará una buena traducción. Será preciso mencionar a qué audiencia va dirigido su proyecto de traducción y lo que espera obtener del mismo. Muéstrese disponible a la hora de contestar a las preguntas que el traductor pudiera hacerle en relación a su proyecto.

La planificación con tiempo es esencial a la hora de obtener resultados positivos. Cerciórese de que cuenta con tiempo de sobra y nunca le exija al traductor que se apresure en su trabajo, ya que podría acabar recibiendo una traducción de poca calidad que, más tarde, afectaría a su empresa.

Sería muy conveniente contratar a un revisor independiente que analizara los documentos traducidos para así obtener la calidad de traducción que está buscando. Entregue toda la documentación de la que disponga al revisor una vez su traducción esté totalmente acabada y déjela en manos profesionales.

Esta web utiliza cookies propias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Cookies Policy - Política de Privacidad